Del clásico pienso hemos pasado a otros tipos de alimentación para nuestros perros… Nos preocupamos más por su salud y buscamos lo mejor. Ahora, se nos abre un gran abanico de posibilidades cada vez mayor. Pienso, BARF, comida cocinada, latas húmedas…

De estas últimas vamos a hablar hoy. Una de las grandes diferencias respecto al pienso es que su contenido de agua es mayor. Puede ser una buena opción para aquellos perritos que apenas beben agua. En el pienso hay un porcentaje de menos del 12% de agua, mientras que en las latas podemos encontrar hasta un 84% de agua.

Las latas húmedas son mucho más sabrosas. Algo que ayuda a los perros que no quieren comer.  Además, aunque las latas siempre han existido, sobre todo, para tratar problemas de salud específicos, ahora tenemos una variedad mucho mayor. Al igual que los piensos, se ha mejorado su composición. Contienen ingredientes de mayor calidad y un perfecto balanceado de aportes de nutrientes y vitaminas.

Podríamos destacar algunos puntos negativos, como que las latas se conservan peor. El pienso tiene una fecha de caducidad mucho mayor, aun abriendo el paquete. Además, con menos cantidad de pienso o comida seca, aportamos la cantidad necesaria. Mientras que, con la comida húmeda, necesitamos el doble o, incluso, el triple de su ración.

Por otro lado, tenemos un precio mucho mayor. Alimentar a un perro con pienso y dieta BARF es mucho más económico. Aunque mucha gente las utiliza en ocasiones concretas.

Por ejemplo, muchos de los que alimentan a sus perritos con BARF, comida cruda que tiene que ir congelada, utilizan las latas húmedas cuando van de viaje. Hay marcas que hacen latas de comida con la misma composición que llevaría la dieta BARF solo que sus ingredientes están cocidos.

Por último, podemos señalar otra controversia que generan las latas. ¿Hasta qué punto es bueno que un perro no mastique? Su salud dental es importante y para que su boca se mantenga sana, es necesario utilizar los dientes, cosa que no sucede con comida húmeda. Eso sí, se puede remediar fácilmente. Huesos y snacks naturales duros son ideales para que una o dos veces por semana, hagan ejercicio de masticación y mantengan sus dientes limpios y sin sarro.

En general, entre pros y contras, las latas húmedas son una buena opción para alimentar a nuestros perritos y si le añadimos un poquito de Doxel, nuestros perros estarán con una salud de hierro.