La dieta de nuestros perros se compone, en su mayoría, por carne. Pero ellos son capaces de digerir y asimilar nutrientes vegetales y las frutas y verduras son un complemento perfecto para su alimentación. Aunque algunas son tóxicas para ellos, muchas son saludables y contienen vitaminas, minerales y nutrientes que les ayuda a mejorar su salud.

Tanto si tu perrete se alimenta de pienso como si toma otro tipo de dieta como BARF o comida cocinada, añadir frutas y verduras a su alimentación es una buena forma de que se mantengan con una salud de hierro. Con el tiempo, la falta de fibra y antioxidantes podría pasarle factura.

¿Cuáles son las mejores frutas para nuestros perros?

Podemos empezar por los arándanos y las fresas, que son ricas en antioxidantes. Por eso, ayudan a prevenir enfermedades del corazón. Además, las fresas tienen propiedades diuréticas.

La manzana, por su parte, es ideal para tratar diarreas o problemas estomacales. Es antiinflamatoria y contiene calcio y Vitamina C. La pera, que en un 80% está compuesta por agua, tiene mucho potasio y favorece el tránsito intestinal y nos ayuda a prevenir problemas cardiovasculares.

Hablamos también del melocotón y el albaricoque, que no solo son buenos para su estómago sino que contienen hierro y previenen anemias. El mango, es bueno para la piel y el pelo de los perritos y el coco activador del sistema inmunitario y esencial para el buen funcionamiento de las células.

No son las únicas frutas que nuestros perros pueden tomar pero son algunas de las mejores para su salud.

¿Y las verduras?

En esta lista, podemos incluir las espinacas, que regulan el tránsito intestinal por su alto contenido en fibra y son ricas en vitaminas A, C, E, B y F. El calabacín, ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a retrasar el envejecimiento celular, así como mantener la buena salud ocular. Las judías verdes y guisantes tienen propiedades antioxidantes, digestivas y, sobre todo, energéticas.

Una de las mejores verduras es la zanahoria. No solo tiene propiedades antioxidantes, también depurativas y digestivas y, además, ayuda a fortalecer sus dientes. Por último, hablamos de la calabaza, recomendada para los perros con estreñimiento por ser rica en fibra.

Hay muchas más verduras que nuestros perros pueden comer, pero es importante saber que tanto las frutas como las verduras, deben ser administradas de la forma correcta (peladas, sin semillas, algunas crudas, otras hervidas…) y con moderación, para que tengan un efecto positivo.

No olvidéis que hay frutas y verduras que son tóxicas para nuestros perritos. Por ejemplo, las uvas, los aguacates, el ajo y las cebollas, tomates verdes, patatas crudas y las setas, entre otros, son alimentos que no deberían tomar bajo ninguna circunstancia. Además, es importante señalar que se recomienda que el 15% o 20% de la dieta de nuestros perros esté compuesta por frutas y verduras pero abusar de ellas, puede ser contraproducente.